viernes, 10 de junio de 2022

Mira, fotografía, expone

 

Los jóvenes aprenden rápido. Las imágenes a gran tamaño impresionan. Transforman la rutina de un barrio dormitorio en imágenes que por lo menos tienen gran valor documental. Lo pequeño es hermoso. Pero fotografiar a lo grande puede producir imágenes potentes que animan al espectador y en este casos a los fotógrafos noveles a valorarlas más y mejor.



miércoles, 1 de junio de 2022

Mirador de Can Cuyas

 

Leer por placer. Fotografiar por placer

 En estos momentos estoy leyendo por placer el diario El País en la terraza del bar La Tortuga del parque de la Guineueta. No sabría decir si siento más placer leyendo o fotografiando. Pero puestos a elegir prefiero el placer de una buena comida, un sueño repardor, un buen paseo, una relación afectiva...

Tonto

 El presidente de Iberdrola me ha llamado tonto por tener la tarifa regulada. Me la recomendó encarecidamente un técnico de consumo del ayuntamiento de Barcelona. Forrest Gump decía que tonto es el que hace tonterías. Entre las crisis económicas, pandemias, guerras, desastres ecológicos, terrorismos varios, integrismos, capitalismo salvaje, corrupciones varias, chauvinistas, patrioteros, curanderos y chorizos diversos vamos por muy mal camino. Equivocarse es humano.


El fotógrafo completo

 Creo que soy un fotógrafo y una persona muy incompleta. No hay tiempo para todo. Leonardo y Miguel Ángel son ejemplos de personas polifacéticas. Pero en nuestros días la fotografía y otras muchas cosas solo se pueden practicar centrándome en ciertos temas. Por eso he leído El fotógrafo completo un libro de Tom Ang publicado por Akal en 2010. Me interesa la por las entrevistas que el autor ha realizado a diversos fotógrafos. Gracias a este libro podemos hacernos una idea de lo confusa que estaba la fotografía en 2010. Algunos autores todavía trabajan en formato medio o con cámaras de placas, otros se habían pasado al mundo digital con resignación o con entusiasmo. Finalmente los jóvenes digitales utilizaban la tecnología de la época sin rechistar.

Como no podría ser de otro modo no se habla de la fotografía con el móvil que empezaría a dominar pico después. La obra nos da pequeñas introducciones históricas y numerosas fotografías y recomendaciones sobre temas como la moda, el desnudo, los viajes, el paisaje, la naturaleza, la arquitectura, el retrato, los deportes, la fotografía documental y la artística.
Tal como avanza la tecnología he leído este libro desde una perspectiva histórica. 

Fotografía con móviles

 He leído con mucho interés el libro de Rodrigo Rivas, Fotografía con móviles, editorial Anaya (2020) y que los lectores de Ciudad Meridiana pueden consultar en la biblioteca del barrio.

Mi niñez era en blanco y negro, salvo algunas fotos coloreadas del álbum familiar y las fotos de mi tío José Martínez que vivía en Francia y venía a Barcelona de vez en cuando. José se pasó al color mediados de los años 60. En eso también estaban adelantados los franceses. Mi juventud fue también en blanco y negro. Pero para revelar y positivar en una ampliadora Opemus 5 las fotos que tomaba con una Canon A1. Más tarde llegó el color y cumplidos los 40 la fotografía digital. Cuando tenía medio dominado el formato digital surgieron los smartphones con cámara y vuelta a empezar. Por eso son útiles libros como el de Rivas. El autor cuenta con la colaboración de diversos especialistas. Muchos de los cuales por su juventud se ahorraron mi etapa fotoquímica y mis males de cabeza con las primeras cámaras digitales. A nivel popular la fotografía con móvil arrasa. Pero hay que estudiar libros como este para poder desenvolverse. Los de apretar el botón de George Estman no es suficiente. Pero sospecho que esta entrada tendrá muy pocos lectores y mucho menos seguidores. Lástima.

Sonreir y fotografiar

 Mi amigo Valeriano se compró su tercer Renault 4L cuándo se jubiló. Por desgracia no lo disfrutó mucho tiempo. Yo también estoy pensando en comprarme una cámara cuando me jubile. Posiblemente sea la última. La Canon G9 que me compré en 2006 anda pidiendo relevo. Ha salido buena la puñetera. Pero ahora los modelos de coche, cámaras, ordenadores, etc. cambian mucho. Por eso no se puede repetir la hazaña de Valeriano. Me quedan unos meses para decidirme. Seguramente optaré por una cámara sin espejo con control manual que pueda calzar también algunos de mis objetivos analógicos. Se admiten sugerencias. 



Mi última cámara

 Mi amigo Valeriano se compró su tercer Renault 4L cuándo se jubiló. Por desgracia no lo disfrutó mucho tiempo. Yo también estoy pensando en comprarme una cámara cuando me jubile. Posiblemente sea la última. La Canon G9 que me compré en 2006 anda pidiendo relevo. Ha salido buena la puñetera. Pero ahora los modelos de coche, cámaras, ordenadores, etc. cambian mucho. Por eso no se puede repetir la hazaña de Valeriano. Me quedan unos meses para decidirme. Seguramente optaré por una cámara sin espejo con control manual que pueda calzar también algunos de mis objetivos analógicos. Se admiten sugerencias. 



Callejeando.

 TANIA NAGAR, 2013, Callejeando. Manifiesto de fotografía urbana. Editorial Oceano.


Buscando inspiración he vuelto a releer este libro. Tras su lectura dan ganas de salir a tomar fotos por ahí. Por eso voy a realizar una recensión breve y salir pitando a fotografiar como si no hubiera un mañana. Los años pesan y se echan a faltar mas referencias a los smartphones y las redes sociales.. Pero sus consejos son muy buenos y sus fotos muy didacticas.
Escribo estas líneas escuchando a  mi admirada Soledad Bravo, que más puedo pedir.

Sebastiao Salgado

 He compaginado estos calores primaverales con la lectura de las memorias del fotógrafo brasileño y francés Sebastiao Salgado. El libro está co-escrito con la periodista Isabelle Franq, De mi tierra a la Tierra, 2016, editorial La Fábrica. La obra tiene poco mas de 160 páginas y bastantes poderosas fotografías. Tras su lectura  podemos hacernos una  buena idea de su evolución fotográfica y personal. Gracias a su formación, Salgado describe con precisión sus proyectos fotográficos y la realidad social, económica y política que le ha tocado vivir y fotografiar. A nivel personal hace enfasis en su relación de pareja y con Rodrigo, su hijo con síndrone de Down. Como no podía ser de otra forma nos explica su amor por la fotografía en blanco y negro y la evolución de su equipo fotográfico. De especial interés resulta su transición a la fotografía digital. Espero y deseo que la que la lectura de este libro me permita tomar mejores fotos. Cruzemos los dedos.





Colita

 Laura Terré (2010): Colita.!Yo no soy un espejo! La Fábrica editorial.

En este libro se nos muestra una fotógrafa con mucho sentido del humor y un poco gamberra. Colita ha podido compaginar muchos encargos profesionales con pasárselo bien. Por eso la admiro tanto. El texto de Laura Terré, basado en una entrevista en casa de la fotógrafa barcelonesa, resume con lucidez la trayectoria de la fotógrafa barcelonesa.

Pep Bonet. El desafío de una buena imagen

 Carles Domènec (2007): Pep Bonet. El desafío de una buena imagen. La Fábrica editorial.

El fotografo mallorquín Pep Bonet viene del mundo del deporte. Concretamente del Windsurf. Pero cambió la tabla por la cámara. Sus imágenes para Médicos sin fronteras son dolorosas como el puñetazo de un campeón de boxeo.  Sus fotografias reflejan el sufrimiento y la esperanza de africanos víctimas del hambre, guerras, epidemias y miserias.


Henri Cartier-Bresson

 Jean Claire (2007): Henri Cartier-Bresson. Photo Poche. Actes Sud.


Para tomar buenas fotos de Ciudad Meridiana y alrededores no es necesario utilizar una cámara Leica. Pero resulta imprescindible conocer la obra del fotógrafo francés Henri Cartier-Bresson. Por eso pedí en préstamo este librito en la biblioteca de la zona Nord que sería perfecta si tuviera casi tantos libros de fotografía como la biblioteca Agustí Centelles. De esta forma no se extrañen si ven a un tipo por el barrio que trata de fotografiarlo con discreción, paciencia y ternura.

martes, 31 de mayo de 2022

Robert Capa

 Jean Lacouture (2008): Robert Capa. Ed. Lunwerg.

Yo las guerras no las quiero ver ni en pintura. Y sin embargo estoy mirando este libro de Robert Capa mientras tomo un té a la menta. Con los años he perdido mucha timidez. También he perdido el miedo a casi todo, la muerte incluida. Pero me faltan toneladas de valor, compromiso y atrevimiento para tomar las fotos que captó el fotógrafo húngaro en condiciones tan terribles.

El fotógrafo de bolsillo

 Mike Kus (2021): El fotógrafo de bolsillo. Cómo tomar buenas fotografías con el teléfono. Ed. Blume

El teléfono móvil está tan o más omnipresente en los fotógrafos que en otros ciudadanos. No importa que dispongas de cámaras digitales o analógicas de buena calidad. La accesibilidad y la conexión a internet hace que cámaras de gran calidad se queden en el baúl de los recuerdos. 
Por eso pedí este libro en préstamo a la biblioteca de la zona Nord. Para el autor "El 99 por ciento de lo que registra una fotografía dependen del fotógrafo." Y "no deberíamos desalentarnos por una falta de conocimientos técnicos; esto ya vendrá con el tiempo".
El roce hace el cariño. Y utilizar la cámara del móvil con creatividad tiene su recompensa. No es un libro muy técnico. Pero dispone de buenas imágenes y sabios consejos para que mejoremos nuestras fotografías. 

Chema Madoz

 Fernando Castro Flórez (2008): Ocurrencias y regalos (para la vista). Ed. La Fábrica.

No fotografió bodegones. Pero me interesa fotografiar naturalezas muertas, objetos perdidos y temas surrealistas. Por eso he pedido en préstamo este librito a mi querida biblioteca de la Zona Nord. Madoz no es un fotógrafo oportunista,como podría ser el autor de estas líneas. Por el contrario Madoz construye trabajosa e ingeniosamente fotografías surrealistas, irónicas y divertidas. Me siento honrado de compartir con el autor el interés por la historia del arte, el surrealismo, Brossa o Gómez de la Serna.

sábado, 7 de mayo de 2022

Plaza del acueducto. vista nocturna

Así se la plaza desde mi piso

Fotografía digital para mayores

El 30 de junio hay un taller de fotografia digital para mayores en la biblioteca de la Zona Nord. Para abrir boca he leído este libro de Ana Martos. La obra está orientada a conocer el entorno digital. Sin embargo no aporta mucha información para tomar fotos con cámara digital o con el teléfono móvil.

jueves, 5 de mayo de 2022

Milagros

Los milagros existen, acabo de ver El hombre Mosca (1923) de Harold Lloyd, he creado un blog titulado ciudadmeridianayalrededores.blogspot.com, acabo de leer Los cinicos no sirven para este oficio de Kapucinsky. Para acabar la jornada he cenado una maravillosa dorada a la plancha con ensalada. Buenas noches.

domingo, 17 de abril de 2022

Cómo hago fotografías.

En septiembre de 2001 Joel Mayerowitz tenía 63 años, la misma edad que un servidor en estos tiempos belicosos y pandémicos. Con una pesada cámara de placas, parecida a las utilizadas a mediados del siglo XIX, tomó miles de fotografías de los atentados del 11 de septiembre en la ciudad de Nueva York. Sin embargo la mayoría del libro nos explica cómo fotografiaba personas con una cámara Leica de 35mm o paso universal. Por unos 6000 euros la venden en la Fnac, entre otros sitios. Meyerowitz no toma fotos robadas al estilo de Joan Colom o Gary Winoward. Tampoco busca el instante decisivo como Henrie Cartier-Bresson. El autor prefiere que no pase nada especial. Meyerowitz es partidario de colocarse en lugares más o menos estratégicos y concurridos, sonreír y tratar de conseguir el beneplácito de sus modelos. Finalmente da buenos consejos para seleccionar nuestras mejores fotos. Y ahora agarren la cámara o el móvil y a tomar fotos.