miércoles, 22 de febrero de 2017

Los peligros de fotografiar en la cama

Hubo un tiempo en que la cama servía para dormir hacer el amor y cosas por el estilo.  La lectura, la radio, los equipos musicales y la televisión, la fotografía digital y el teléfono móvil han transformado el dormitorio en una biblioteca, discoteca, sala de cine, central telefónica y estudio fotográfico. El progreso acorta el tiempo del sueño y del placer sexual. Pero al mismo tiempo nos permite registrar y retransmitir nuestras intimidades urbi et orbi. En la medida de lo posible es necesario y saludable destecnologizar nuestro lecho y sacar más la cámara a pasear.

domingo, 19 de febrero de 2017

¿Vale la pena fotografiar bien?

Es una pregunta que me hago casi todos los días. Fotografiar mal o de forma descuidada suele ser más o menos recompensado como los “me gusta” y otras memeces que circulan por la red. Las clásicas fotos en papel de nuestras vacaciones y de nuestros seres queridos también solían ser alabadas por malas que fueran. Así pues, ¿Para qué esforzarse? Hacer buenas fotografías te abrirá, con muchísimas dificultades, algunas puertas en la fotografía artística y en la fotografía profesional. Pero también te dejará abiertos grandes ventanales por los que puedes precipitarte al vacío.

Sentirse una placa fotográfica

“Soy una placa fotográfica prolijamente impresionable. Todos los detalles se me graban desproporcionadamente y forman parte de un todo. Sólo me ocupo de mí. El mundo exterior me resulta siempre evidentemente una sensación. Nunca olvido que siento.” Fernando Pessoa. Libro del Desasosiego

El bueno de Pessoa se sentía entre otras muchas cosas un negativo fotográfico. Muchos alardeamos de ir por ahí derrochando visión fotográfica. Pero posiblemente nos iría mejor si nos contentásemos con ser una placa o un sensor fotográfico. Yo desde luego lo cambiaba si pudiese escribir como Pessoa. No caerá esa breva.

sábado, 18 de febrero de 2017

Inteligencia artificial y fotografía artificial

Los ordenadores ya nos ganan a las damas, al ajedrez y al poquer. Con los drones, los móviles y algún que otro chisme los fotógrafos nos vamos a tener que prejubilar.

¿Cómo saber si una fotografía te gusta de verdad?

Las fotografías, como otros muchos asuntos, suelen causar atracción, rechazo, indiferencia, cansancio o perplejidad. Muchas imágenes nos enamoran a primera vista. Otras deben mirarse con lupa para dejarse atrapar por su armonía, honestidad o encanto.  La accesibilidad resulta fundamental para que la pasión fotográfica pueda ser correspondida. De otra forma se produce un malsano de amor platónico. Pero gracias a la magia de la reproductibilidad no resulta difícil disponer de una copia aceptable. Las pasiones fotográficas suelen ser compartidas. Esto sucede hasta en los  elitistas tirajes limitados. En vano ciertos autores se empeñan en destruir negativos y crear obras únicas. Los amores fotográficos son promiscuos, pero están libres de enfermedades de transmisión sexual. La mayoría de las religiones son muy anteriores a la invención de la fotografía. Casi todas las valoraciones místicas no suelen ser dogma de fe.   Pero tienden a sobrevalorar las fotografías que potencian sus creencias y denigrar a las que lo ignoran o critican. En mi juventud nos fascinaban las fotografías de laspersonas y de las cosas  que nos atraían. La selfimania exacerba el fotonarcisismo y condena al ostracismo a los fotógrafos que saben retratar a las personas como dios manda. A mi lo que me gusta de verdad es la tortilla de patatas.

Amar y fotografiar

“Amar es agobiante, pero quizás sea preferible a no amar.” Fernando  Pessoa

Fotografiar también puede ser agobiante. Pero en general  es mejor tomar una foto que quedarse con las ganas. No fotografiar puede causar  graves frustraciones, terribles angustias e infinitos desencantos.

viernes, 10 de febrero de 2017

Duerme 1 hora más y fotografía una ahora menos

Un anuncio de Asisa nos advierte de los peligros de dormir poco y, supongo, que mal. La de horas de sueño que hemos perdido trasnochando o en madrugones por tomar, revelar, retocar fotos o archivar fotos. Mejor dormir como un lirón, olvidar la fotografía y tratar de vivir como Matusalen.

Guardar rencor, guardar fotografías

El fotógrafo rencoroso no suele ser ni buen fotógrafo, ni buena persona. Las buenas prácticas fotográficas están libres de dsconfianza, odio y resentimiento. La humildad, la curiosidad y el humanismo son virtudes que hay que cultivar y preservar. Tira tu rencor a la basura y conserva tus fotografías en óptimas condiciones. 


El fotógrafo que sólo sabe de fotografía

El médico decimonónico José de Letamenti dejó escrito algo así como: "El médico que sólo sabe medicina, ni medicina sabe." No estoy cualificado para valorar esta expresión en el caso de los galenos. Pero creo que puede aplicarse al cien por cien para los fotógrafos. El fotógrafo curioso y cultivado es un tesoro que está en peligro de extinción. El caso es que muchos usuarios de la fotografía no tienen ni idea de la fotografía ni de muchas otras cosas. 

Castidad gay y castidad fotográfica

Un tipo de origen francés está publicitando la castidad gay. Me pregunto que dirían de mí si escribirían a favor de la castidad fotográfica. Mal asunto ponerle puertas al mar. Eso si, hacer fotos y otras cosas con responsabilidad, respeto, afecto y seguridad.

domingo, 5 de febrero de 2017

Trump y la fotografía brutal

Si el señor Trump fotografía como se comporta en otros ámbitos, sus imágenes deben ser brutales, banales, superficiales, insultantes, toscas, zafias, bravuconas, vulgares, agresivas, engreídas, estúpidas, cretinas, amenazantes, racistas, supremacistas, recargadas, asfixiantes, insustanciales, pesadas, torpes, vomitivas, lacerantes, insulsas, acongojantes, destrempantes, delirantes y otras cosas peores. Ojalá mis ojos no las vean nunca.

Menos bodas y más fotógrafos

Se suponen que los actos sexuales son parecidos. Pero  los actos fotográficos se disparan por la tecnología digital y la móvilmanía.  ¿Hasta qué punto nuestra sociedad iría mejor con más casados y menos fotógrafos? ¿Si folláramos más y mejor acaso tomaríamos más y mejores fotografías. ¿Quién sabe? Yo no lo tengo claro. Sólo sé que el tiempo me retirará del sexo, de la fotografía y de la existencia. 

La fotografía al servicio de la sociedad. La sociedad al servicio de la fotografía

Las cosas irían mucho mejor si los fotógrafos y la misma fotografía estuvieran al servicio de la sociedad y no al revés. Esta mezcla de chulería, prepotencia y endiosamiento afecta tanto los enteradillos como el que les escribe, a la mayoría de reconocidos profesionales y artistas fotógrafos y a la totalidad de pardillos perpetradores de selfies.  Hay que cambiar el chip de una puta vez. Ser más humilde, más solidario y más sociable.

sábado, 4 de febrero de 2017

Repetir curso, repetir foto

Salvo  contadas excepciones, los repetidores de cursos tienen mala fama y suelen ser estudiantes fracasados. Los repetidores de fotos abundan mucho más que los malos estudiantes. Pero no son tan denostados. Se les suele tratar con indulgencia. Desde estas líneas propugno mano dura. Asimismo les ruego que ustedes sean también implacables contra estos farsantes. Yo mismo soy uno de ellos. Además suele repetir demasiadas entradas de mi blog. Sin duda soy también un fracasado.

miércoles, 25 de enero de 2017

Firmar sin preguntar, fotografiar sin preguntar

Rosalía Iglesias, la mujer de Luis Bárcenas, lo firmaba todo sin preguntar. De esta forma se ha metido en un buen lío. Fotografiar sin preguntar o sin hacerse preguntas también ocasiona problemas. Aunque uno no sea tonto debemos tener cuidado cuando fotografiamos o firmamos según que cosas.

Esperando al fotógrafo y esperando a la ambulancia

Una niña de ocho acaba de morir en Blanes esperando una ambulancia pediátrica. Los recortes, la mala planificación y la fatalidad han ocasionado un coctel fatal. Por otra parte cada vez esperamos menos al fotógrafo. Si acaso deseamos que se marche lo antes posible. 

martes, 24 de enero de 2017

La fotografía y sus alrededores

“No es el amor, sino sus alrededores, lo que vale la pena…Fernando Pessoa, Libro del desasosiego

Puede que tenga razón Pessoa y que en la fotografía como en el amor lo más importante no sea el acto fotográfico o el acto sexual. El orgasmo fisiológico produce un gran placer .Tomar una foto puede ser un orgasmo visual. Pero los placeres del cortejo y de la feliz convivencia de la pareja proporcionan si cabe una satisfacción mayor. Los prolegómenos de tomar una foto, su revelado, retoque, copia y difusión nos llenan de orgullo y satisfacción como diría Don Juan Carlos. Saber disfrutar de los alrededores del amor y de la fotografía es un reto que debemos afrontar con decisión, cariño y fidelidad.

lunes, 23 de enero de 2017

El fotógrafo cruel

Las personas crueles no suelen ser fotógrafos crueles y viceversa. 

Salir en la foto

No es lo mismo salir en la foto, salir de la foto o salir con la foto.

Militantes de base, fotógrafos de base

La cosa de la fotografía funcionaría mejor si los fotógrafos fuésemos una especie de militantes de base. Iría todavía mejor si no existiesen líderes, dirigentes o divos.