lunes, 18 de septiembre de 2017

El fotógrafo iletrado

Dios nos libre del fotógrafo de un solo libro y del que no lee nada.

Algo que valga la pena

No te irás a la cama sin fotografiar algo que valga la pena.

Fotografiar y saber

Mucho fotografiar y poco saber.

Fotografiar y errar

Mucho fotografiar, mucho errar.

Caminar y fotografiar

"Más sabe quien mucho anda que quien mucho vive". Refrán popular

Caminar, pasear, callejear o dar una vuelta con una cámara fotográfica resulta fundamental para que se dispare nuestra creatividad fotográfica. Además ayuda a no engordar, controlar el colesterol, mejorar la tensión arterial y ponerse morenito o morenita. 

Saber y fotografiar

No fotografies lo que no sabes.

Casi siempre

Casi siempre el que más fotografía es el que menos tiene que decir.

Ver la mota en el ojo ajeno...

Ver la mota de polvo en la ampliación fotográfica ajena y no ver la viga en la nuestra

¿Por qué cuesta tanto ser autocrítico? ¿Por qué nuestras imágenes nos resultan tan maravillosas? ¿Por qué percibimos tantos defectos en las fotografías de los otros?


domingo, 17 de septiembre de 2017

Mano de Santo

La cámara fotográfica como mano de Santo

La inmensa mayoría de los fotógrafos tenemos buenísimas intenciones. Por eso me hago y les hago la siguiente pregunta:
¿Quién no desearía curarse y/o curar a los demás con la fotografía? La cámara fotográfica es una especie de tercera mano con un ojo que en ciertos casos es capaz de irradiar una santidad mágica y curativa. Los fotógrafos no precisamos de la mano incorrupta de la buena de Santa Teresa. Con una buena cámara intentamos hacer milagros visuales y a veces milagros de verdad. 

Ahora que nos ha dejado Joan Colom quisiera evocar su Leica y su eficaz y genial forma de trabajar. En una ocasión me tomó una foto besando a mi pareja bajando las escaleras del metro de la plaza de Catalunya. Sentí un clic, lo reconocí y me sonrió. 

Laretinadelsabiotesis

Si deseas recibir una versión digital de mi tesis doctoral enviame un mensaje al blog o a mi correo electrónico.

sábado, 16 de septiembre de 2017

Fotografía Polaroid

Acabo de ver en el Centro Cívico Can Baste de Barcelona tres exposiciones con técnicas como la fotografía estenopéica, la cianotipia o el blanco y negro. Parece que muchos fotógrafos y muchas salas de exposiciones se apuntan a la moda retro. Los resultados son infinitamente mejores que casi todas las imágenes digitales cotidianas que bombardean la red y los teléfonos móviles. Pero estoy seguro que la mayoría de los fotógrafos que practican técnicas fotográficas llamadas alternativas, procesos antiguos o fotografía analógica son capaces de captar buenas fotografías digitales. Por otra parte me perturba el renacimiento de la fotografía Polaroid. En especial por que se ha puesto de moda entre preadolescentes que no tienen ningún interés en aprender fotografía, ni en sacarle todo el jugo creativo que tiene el proceso Polaroid. Estos jóvenes exigen a sus padres, tíos o padrinos que les compren esta cámara porque está de moda. Desean poseer un objeto vintage como si fuera un trofeo de caza del señor Miguel Blesa. Pero cuando ellos o sus padres se dan cuentan de lo que vale cada copia abandonan la cámara a su suerte.


Fotografía, pan y cebolla

En general se toman mejores fotografías si se puede desayunar un buen bocadillo de jamón, vegetal o de tortilla de patatas. Pero la fotografía digital hace posible fotografiar con muy pocos recursos. 

lunes, 11 de septiembre de 2017

Besos inmortales

Fotografías olvidadas, abrazos recordados, caricias anheladas, besos inmortales.

Fotografía empalagosa

Prefiero una foto empalagosa a una muerte dulce.

viernes, 8 de septiembre de 2017

Abatir, matar, disparar, fotografiar

Los fotógrafos no abatimos ni matamos por mucho que enfoquemos a los órganos vitales.  Pasa todo lo contrario cuando se trata de disparar con armas de fuego. En fotografía tirar a matar puede ser sinónino de captar una buena imagen. Pero con las balas acertar es matar.

miércoles, 6 de septiembre de 2017

Decidir y fotografiar

Sin decisiones no existirían fotografías ni muchas otras cosas.  Dudas, tibiezas e indecisiones casan mal con la palabra fotografiar.

Serenidad y firmeza

 Fotografiar de forma serena pero firme y decidida  proporciona imágenes repletas de orgullo y satisfacción.  

sábado, 2 de septiembre de 2017

Fotografiar en un lugar seguro

He vuelto a pasear por las Ramblas de Barcelona y no he tomado ninguna foto. Pero he tomado café y degustado un helado. El desasosiego me ha quitado las ganas de fotografiar. El recelo y la ansiedad han disparado mi apetito. 

El miedo y la frustración cercenan la creatividad.  

lunes, 21 de agosto de 2017

Cerdo ibérico y fotógrafo ibérico

Hace unos días tuve la oportunidad de degustar en una jamonería de Enrique Tomas un un estupendo bocadillo de jamón ibérico y unas deliciosas patatas bravas con virutas de jamón ibérico. Comer bien ayuda entre otras cosas a pensar, escribir y fotografiar mejor. Tras la digestión se me ocurrió relacionar el cerdo ibérico con el fotógrafo ibérico con ideas como:


  • Para ser un buen fotógrafo resulta imprescindible llevar una vida tan saludable como la del cerdo ibérico. 
  • Darse buenos paseos, respirar aire puro y alimentarse correctamente es esencial para tomar buenas fotos. 
  • Sin embargo hay que evitar a toda costa tener un fin tan prematuro y violento como el cerdo ibérico. 
  • El fotógrafo ibérico debería evitar estar encerrado demasiado tiempo entre cuatro paredes y tontear demasiado con el teléfono móvil. 
  • Por el contrario tendría que visitar exposiciones, asistir a conferencias y leer libros y revistas sobre fotografía. 
  • Para ser un buen fotógrafo ibérico no es bueno ensimismarse demasiado con la piel de toro.
  • Es necesario relacionarse con otros fotógrafos ibéricos.
  • Es recomendable conocer lo que hacen los fotógrafos de otros países.  
  • Mejor olvidar la mayoría de las fotos que toman los amantes de los selfies y similares. 




domingo, 20 de agosto de 2017

Escribir sobre fotografiar tras un atentado terrorista

El pasado jueves tenía pensado pasear por las Ramblas de Barcelona. La fortuna me retuvo en mi domicilio y aquí estoy vivito y coleando. Pero salvarse de un atentado terrorista deja secuelas. A saber el tiempo que tardaré en quitarme de encima la angustia, la tristeza, el desasosiego y el miedo. 

Seguramente mi próxima entrada en este blog trataré de comentar con  sentido del humor y/o ironía algún asunto más o menos relacionado con la fotografía. Ojalá que sea la última vez que mis textos reflejen el poso de amargura que dejan los actos terroristas y la violencia en general.

Espero y deseo una pronta recuperación a los heridos. Mis condolencias a los familiares y amigos de las víctimas de los atentados de Barcelona y Cambrils.