viernes, 21 de abril de 2017

Comprar y fotografiar a lo loco

Compramos y fotografiamos por impulso, para olvidar, para recordar, para evadirnos, para soñar, para agradar, para seducir, paa fantasear, para pesumir, para sobrevivir y para disfrutar. Con un gramo de locura mejoramos nuestras compras y nuestras fotos. Pero si nos excedemos llega el desastre.

Ajedrez gigante infantil

Ajedrez gigante para niños y jóvenes

Miércoles 26 de abril, 19h. 

Organiza. Casal de Barri de Prosperitat y Jaque al Rey

Plaza Ángel Pestaña sin número, Barcelona

miércoles, 19 de abril de 2017

Llorar y fotografiar

Hay quien piensa que llorar un poquito antes de tomar la foto mejora bastante la calidad de la fotografía. Otros sostienen, sin embargo, que llorar mientras se retoca produce unas imágenes sentimentales y evocadoras. Los más negativos opinan que llorar por las fotografías mal hechas ayuda a mejorar la autoestima, pero no mejora las imágenes.  Últimamente se ha puesto de moda llorar por las fotos que nos tomado por esto y por lo otro. No lo dude, ponga unas lágrimas en sus fotos.

lunes, 17 de abril de 2017

Carne de caballo

Leo en El País del sábado 8 de abril que "Cae una red que comerciaba con carne de caballo no apta para el consumo humano." Al parecer en el mismo matadero se mezclaban animales criados para ser sacrificados con otros que no cumplían ese requisito. Me encantan las hamburguesas de carne de caballo. Pero solo las tomo muy de tarde en tarde. También me gusta ver buenas fotos. Lástima que para una que me interese son legión las no aptas para el consumo humano. 

Qué tiempo tan fotográfico

Puede que no vivamos en una tiempo tan feliz como quisiéramos. Pero estamos en el tiempo más fotográfico conocido hasta la fecha. La cantidad excesiva de fotografías cansa y desborda. La calidad baja. Mirar fotografías se ha transformado en una actividad eminentemente masoquista. Desde hace un tiempo prefiero leer periódicos y libros de poesía. Me debo estar volviendo viejo.

domingo, 16 de abril de 2017

Gentrificación

Líderes vecinales, urbanistas, sociólogos, políticos, periodistas  y otros colectivos critican, y con razón, este proceso de acoso y derribo de las clases populares y medias que acaba espulsándolas de su vivienda y de su barrio. Ciertas zonas de la ciudad se ponen de moda y los habitantes de toda la vida tienen que poner tierra de por medio por no poder afrontar el aumento del nivel de vida, el acoso de las inmobiliarias y los ruidos, vómitos y otros excesos de turistas y otras gentes con ganas de diversión. 

Los fotógrafos de toda la vida nos sentimos de alguna manera víctimas de un proceso que también no ha expulsado de nuestro barrio fotográfico. No se que nombre ponerle y acepto sugerencias. Al contrario que la gentrificación no se trata de un asunto elitista. Por el contrario la tecnología, la publicidad y la moda a facilitado el uso y el abuso de la fotografía. Estamos inundados de fotografías realizadas por personas que carecen de una formación fotográfica mínima y que en tiempos "analógicos" no se gastarían un duro en comprar carretes y positivar fotografías. A diferencia de los afectados por la gentifricación, los fotógrafos  no acabamos de encontrar un espacio en el que reubicarnos. Digitalizarse al 100%, refugiarse en la fotografía fotoquímica o en la historia de la fotografía no nos garantiza nada. 

¿Qué es ser fotógrafo hoy?

Para ser fotógrafo no hace falta tener las manos manchadas de productos químicos del revelado. Tampoco es necesario haberse intoxicado por el vapor de mercurio o el cianuro potásico. Es del todo irrelevante conocer la historia de la fotografía, visitar exposiciones, leer foto-libros, acudir a coloquios, charlas o cursillos. De poco sirve matar el tiempo escaneando, optimizando y/o retocando en programas informáticos. Da igual tener una cámara réflex, que un teléfono móvil. Lo importante es creerse que uno es fotógrafo, cineasta, escritor, periodista, cantante, modelo o artista por colgar en la red imágenes, textos o grabaciones realizados al tun tun. La red y el teléfono móvil nos hacen creer saberlo todo y ser cualquier cosa.

sábado, 15 de abril de 2017

Morir sin saber por qué, fotografiar sin saber por qué

No es tarea fácil comprender y aceptar las causas de la muerte de un ser humano. Pero tampoco es sencillo entender por qué se toman tantas fotografía. En cualquier caso es mejor que sobren malas fotografías. La muerte cuanto más lejos mejor. Si nos dejamos atrapar por la vieja señora nos despediremos para siempre de la fotografía y de otras muchas cosas. Ni en la nada, ni en el cielo, ni el infierno tomaremos más fotografías. Tampoco podremos disfrutar de exposiciones, fotolibros, archivos fotográficos y cosas parecidas.

Turistas ruidosos, cámaras silenciosas

Gracias a la tecnología digital la toma de fotografías es mucho más silenciosa. Gracias al turismo el jolgorio se multiplica.  El cachondeo generado por la toma de muchas fotografías más o menos turísticas suele generar más ruido de la cuenta. 

martes, 11 de abril de 2017

Fotografías de distracción masiva

Tiempo atrás mucha gente fotografiaba para entretenerse. En nuestros días la fotografía suele utilizarse para distraerse a lo grande. Especialmente por la cantidad de fotos que se toman y que se cuelgan en las redes sociales. Pero ahora el autor buscar más distraer a los demás, cuantos más mejor, que pasar un buen rato haciendo fotos. La cantidad gana a la calidad de la imagen y al bienestar del fotógrafo. Tomar tal cantidad de fotos suelen conllevar cansancio exacerbado y problemas diversos. Nunca se fotografía al gusto de todos.

miércoles, 5 de abril de 2017

¿Pueden las cámaras inteligentes soñar con ovejas eléctricas?

A lo sumo tener pesadillas. La sabiduría de las cámaras más listillas me exaspera. Pretenden saberlo todo y transforman el acto fotográfico en "haber quién puede más."  En los tiempos analógicos se podían  comprar cámaras mecánicas sin muchas virguerías que se dejaban controlar. Ahora las cámaras digitales te controlan a ti. En todo caso hay que invertir bastante dinero en los modelos con bastantes funciones manuales. La mayoría de las cámaras actuales son más peligrosas que los androides de Blade Runner o de la novela de Philip K. Dick.

lunes, 3 de abril de 2017

Mi casa, mi coche, mi cámara

Los tiempos cambian y decrece el interés por comprar casa, coche o cámara fotográfica. Se desvoca en cambio la posesión y el uso de los teléfonos móviles que son, entre otras muchas cosas, cámaras fotgoráficas. .

domingo, 2 de abril de 2017

Manteros y fotógrafos

En su día los fotógrafos ambulantes y particularmente los fotógrafos minuteros fueron especialmente denostados por las autoridades, sus colegas y los medios de comunicación. Ya casi no quedan fotógrafos callejeros profesionales. En cambio abundan "manteros" y otros vendedores irregulares explotados por mafias, criticados y denunciados  por los vendedores legales y perseguidos por la policía. Los manteros y los fotógrafos ambulantes tienen mucho en común. Son actividades de muchos males de cabeza y de poco "negocio". La tecnología acabó con los fotógrafos ambulantes y está acabando con muchos fotógrafos profesionales. La venta "on´line" está acabando con muchas tiendas y vendedores legales. En cambio los manteros parecen inmunes a los avances tecnológicos. Su desesperación parece retar al "progreso" de Amazon y compañía. Tal vez los fotógrafos deberían imitar de alguna manera a los manteros.

sábado, 1 de abril de 2017

Resumen cena fotográfica 28/03/2017

Resumen cena fotográfica 28/03/2017

Resumen cena fotográfica 28/03/2017

El ambiente de la Ginesta es irrepetible. Pero se come bien en el restaurante Xaica. A costa de perder intimidad degustamos unos platos magníficos.
Barcelona se transforma, La Ginesta desaparece y los miembros del grup fotogràfic La Ginesta vuelven a reencontrarse. De alguna manera hemos resurgido cual ave Fénix. Supongo que nos veremos en exposiciones, charlas, excursiones y otros eventos. En cualquier caso trataremos de montar otra cena para el próximo otoño.
A ver si nos vemos pronto, José Manuel Torres


Astucia fotográfica, astucia política

Astucia Fotográfica del fotógrafo canadiense Antonine Desilets fue uno de los libros de técnica fotográfica que más me interesó en los años ochenta del siglo pasado. Está concebido a base de preguntas y respuestas y es muy didáctico. La llamada "astucia"  de algunos políticos independentistas catalanes resulta un concepto contrapuesto al maravilloso libro de Desilets. Todo es oscurantismo, pillería y trucos sucios.  

martes, 28 de marzo de 2017

El fotógrafo en apuros

La publicidad lo pinta todo de color de rosa. Pero la práctica fotográfica tiene sus problemas, sus riesgos, sus dramas y sus tragedias. Somos mayoría quienes fotografiamos para distraernos, divertirnos y hacer algo que valga la pena. Pero los sinsabores, los malos rollos y los desencuentros están a la orden del día. El miedo a que te amenacen, te agradan o te roben está presente en demasiados momentos. Es suicida minusvalorar o ignorar el riesgo. Por si os sirve de consuelo sucede tres cuartos de lo mismo en la práctica de muchas aficiones y profesiones.

miércoles, 22 de marzo de 2017

La cámara de tus sueños y de tus siestas

Está bien soñar con Scarlett Johansson y con una Leica. Pero es mejor disfrutar con nuestra pareja y con nuestra cámara de bolsillo. vale más una buena siesta que un sueño imposible.

martes, 14 de marzo de 2017

¿El Brexit debilita la fotografía?

Una de las cosas buenas que tiene la fotografía digital es que gracias a ella la gente se sienta más unida y relacionada. Algo parecido sucede con la Unión europea. Yo me siento orgulloso de ser europeo, fotógrafo e historiador de la fotografía. Lamento profundamente la deriva del Brexit británico. No creo que con este proceso los británicos sean mejores personas, ni tampoco mejores fotógrafos. Más bien al contrario. 

sábado, 11 de marzo de 2017

Circunstancias, miserias y fotografías

"Apurad 
que allí os espero si queréis venir 
pues cae la noche y ya se van 
nuestras miserias a dormir. " Joan Manuel Serrat, Fiesta

"Yo soy yo y mis circunstancias", José Ortega y Gasset

No podemos olvidar nuestras circunstancias y nuestras miserias a la hora de tomar o de no hacer una foto. Tarde o temprano la realidad se impone. La falta de tiempo y el cansancio nos machaca. Las dificultades se multiplican. Al final sólo hacemos lo que podemos. 


Fotografiar pensando en tus caricias perdidas

A todos nos ha pasado. Intentamos que la fotografía nos sirva de consuelo para sustituir a una expareja. Misión imposible. Sublimar el deseo con los actos fotográficos no lleva a nada bueno.