jueves, 30 de enero de 2014

Control manual

"Hola José, me gustaría comentaras maneras de hacer fotos manualmente, tengo alguna idea pero me gustaría mejorar,el tema de velocidad y exposición.
Agradecido de antemano.
Blai Ibañez"

Durante mucho tiempo las cámaras fueron totalmente manuales. El fotógrafo debía enfocar la imagen y luego exponer. La exposición se calculaba a ojímetro y al principio consistía en levantar la tapa del objetivo durante varios minutos y algunos segundos.

Con el tiempo la sensibilidad de las películas hizo bajar el tiempo de exposición a menos de un segundo. La necesidad crea el órgano y entonces nacieron los obturadores que controlaban el tiempo de exposición.

En 1888 la Kodak sacó una cámara de enfoque fijo y diafragma y tiempo se exposición preajustado para hacer fotos con buen tiempo. De alguna manera a las cámaras de cartón precargadas con película de paso universal en color de 400 ISO que se vendían a finales del siglo pasado y que todavía se pueden comprar en la actualidad.
Desde la década de 1970 se empezaron a difundir las cámaras automáticas de exposición. Más tarde las de enfoque automático. Y en la actualidad las digitales.

En las cámaras clásicas los controles manuales solían formar parte del objetivo para enfoque, diafragmado y a veces obturación y en el cuerpo de la cámara para obturación y diafragmado.

Las cámaras automáticas (analógicas y digitales) suelen tener controles manuales escasos y más o menos ocultos. Las más sencillas son totalmente automáticas. Existen cámaras digitales bastante manuales, pero suelen costar mucho dinero. De todas formas en las cámaras más o menos avanzadas siempre es posible, pero no siempre fácil, controlar la exposición, el enfoque y el diaframa.
Si la letra M (de manual) aparece en alguna ruedecita las cosas suelen ser bastante fácil realizar controles manuales.

Por otra parte hay que reconocer que las cámaras modernas suelen funcionar bastante bien. Suelen cometer pequeños errores que pueden corregirse con la función +- si la hay.


Para mi gusto las modernas cámaras digitales van cargadas de programas automáticos. Incluso para fotografiar perros y gatos. En general estos programas me marean y decepcionan. Pero siempre es posible sacar partido a alguno de ellos.

Apología de la fotografía

Siete razones para tomar fotos

Por favor, no haga caso en absoluto al autor de la entrada anterior. No puedo hablar mal de él porque ambos somos la misma persona. Sin embargo es justo que desmonte punto por punto el delirante razonamiento de mi otro yo.

1.-No llevar cámara o teléfono móvil.
Puede que olvide salir de casa sin una cámara fotográfica. Pero que mortal en su sano juicio sale a la calle sin su móvil o algún chisme para comunicarse. Seguro que, más o menos buena, llevará una cámara fotográfica integrada. Con ella podrá registrar actividades profesionales, personales e incluso atreverse a ser artista-fotógrafo.

2.- Cámara en mal estado: batería gastada, tarjeta de memoria llena o rota.

Recuerde que Pedro Navaja siempre llevaba armas de repuesto. Usted puede imitarle con una batería y una tarjeta extra. Para emergencias utilice el móvil o el Ipad.

3.- Inclemencias climatológicas: Frío, calor, viento, lluvia...
Desde luego una cámara sumergible resulta muy útil para luchar contra un tiempo revuelto. Pero no se olvide de llevar calzado y ropa de Gore-Tex, guantes, gorros, paraguas, chubasqueros y lo que haga falta. Por favor, no compre muchas cosas en los todo a cien.

4.-Prisas y obligaciones: citas, trabajo, apetito, aseo, compras.
Nos sobran prisas y nos falta paciencia. Saber organizarse es una técnica utilísima para un buen fotógrafo y para un buen ciudadano en general. Si esta usted muy atareado puede limitar su actividad fotográfica a dejarse acompañar por una cámara compacta más o menos buena. Seguro que mientras va al super, regresa del trabajo o queda con unos amigotes tendrá diversas ocasiones para tomar buenas fotos.

5.- Cansancio, sueño, fatiga, enfermedades varias.
Si no se encuentra bien visite a su médico de cabecera. Tras ciertas pruebas determinará algún problema de salud o bien que usted está sano pero más liado de la cuenta. Siga sus consejos y utilice la fotografía para encontrarse mejor.

6.- Depresión, ansiedad y otros trastornos emocionales.
Nada mejor para olvidar los malos rollos que tomar fotos aquí y allá o con algún plan. No tenga prisas, ni agobios. Siga su ritmo y sus sentimientos y ya vera como una cámara puede ser una grata compañía.

7.- Tercera edad
No se meta en una casa de ancianos y menos en una residencia en cuanto se jubile. Deje que una cámara le acompañe mientras visita obras o deconstrucciones. Hágase yayo-flauta y conviértase en el experto fotógrafo de su grupo durante las manifestaciones contra el copago, las listas de espera, los desahucios y los recortes en general.




Contra la fotografía

Siete razones para no tomar fotos

A lo largo de la historia el número de fotógrafos ha sido muy escaso en relación con la población. La verdad es que los fotógrafos nacieron en 1839 con la invención de Daguerre y si se quiere podemos citar a media docena más o menos larga de inventores empezando por Niepce en 1826. Pero la fotografía a nivel popular no empieza hasta 1888 con la cámara Kodak. La difusión del paso universal a partir de la segunda guerra mundial fue también un paso importante. Pero la fotografía digital y el uso del teléfono móvil, la tableta y otros dispositivos como cámara ha transformado a más seres humanos de la cuenta en fotógrafos que no quieren saber nada de teoría e historia de la fotografía. Se obstinan en encuadrar a vuelapluma, apretar el botón y esgrimir un gesto de autosatisfacción.

Por eso me he preocupado de elaborar este texto para tratar de disminuir esa legión de fotografillos del tres al cuarto que infectan la red de imágenes bochornosas.

1.-No llevar cámara o teléfono móvil
Sin duda lo mejor es no acarrear nunca ni cámara, ni móvil, ni tableta. Eso si, no olvide su cuaderno de notas y dibuje y escriba sobre todo lo que vea o se le ocurre. Seguro que se sentirá más feliz y más artista que nunca.

2.- Cámara en mal estado: batería gastada, tarjeta de memoria llena o rota
Procure no reparar su cámara y no se preocupe por cargar las baterías o descargar las tarjetas de memoria. De esta forma en vez de hacer fotos podrá tomar un aperitivo o un café en la terraza que más le guste.

3.- Inclemencias climatológicas: Frío, calor, viento, lluvia...
Tenga cuidado con el mal tiempo. No se crea que con una cámara todo terreno lo tiene todo resuelto. Usted es el punto más frágil de la cadena de su vida. Salir indemne de una insolación o de un congelamiento es un milagro. El viento es muy traicionero. Las olas del mar son asesinos en potencia.

4.-Prisas y obligaciones: citas, trabajo, apetito, aseo, compras

Si no es fotógrafo profesional dedique más tiempo a su trabajo alimenticio, o si por desgracia le falta, a buscarlo. No sea tan estúpido de dejar de lado sus obligaciones familiares, a sus amistades o a sus aficiones. Dedique el tiempo necesario a las compras que necesite, y se puede se dé algún capricho. Cuide su imagen y no deje de asearse, afeitarse, depilarse y arreglarse para estar a gusto consigo mismo y con sus semejantes.

5.- Cansancio, sueño, fatiga, enfermedades varias

Los años no pasan en balde y no vale la pena malgastarlos por una foto que casi nadie le va a valorar. Por eso trate de dormir lo suficiente, descanse si lo necesita, dese buenos paseos y si puede apúntese a un gimnasio sin música estridente.

6.- Depresión, ansiedad y otros trastornos emocionales
No se le ocurra tomar fotos si sufre alguna enfermedad mental. Sus imágenes serán reflejo de su patología y acabarán en manos de algún psiquiatra que se hará famoso a su costa. No quiera ser el Vicent Van Gogh de la fotografía. Conserve su preciosa oreja y gástese el dinero en un buen psicoanalista.

7.- Tercera edad
Tal vez se sienta aburrido y descentrado. Pero no se le ocurra malgastar su tiempo con la fotografía. En los hogares de ancianos podrá matar su tiempo con interminables partidas de cartas, dominó, damas o ajedrez. Si le sobra tiempo puede pasear, ir al gimnasio, aprender idiomas o informática. Pero por favor, no toque ninguna cámara fotográfica.


La ola asesina

Se llamaba Abbu Ndiaye, tenía 43 años y falleció hace un par de días tratando de fotografiar el barco en el que trabajaba desde la zona portuaria de Ondarroa. Parece ser que le hacía ilusión enviar una fotografía a su familia en Senegal. Pero la muerte disfrazada de ola se lo llevó por delante.

La práctica de la fotografía parece generar ciertas substancias que elevan nuestra autoestima y nos hacen perder el sentido del peligro. Desde luego la ignorancia también juega un papel macabro que en ocasiones provoca consecuencias fatales. Por eso les pediría a mis colegas y amigos que se dedican a la enseñanza de la fotografía que incluyan un apartado en el que se llene de miedo, precaución y recelo a unos fotógrafos que suelen ir demasiado lanzados en busca de la foto de su vida o que víctimas de la crisis y de empresas sin escrúpulos se tienen que jugar la vida para salir adelante.



Grandes fotografías

Mi amigo Carles Soria me escribe sobre sus dudas sobre la diferencia entre una foto normal y una gran foto. Vamos al toro.

"Mi pregunta para el coloquio seria:
Hacemos una foto que nos gusta a nosotros.
Pero ¿que diferencia tiene que haber entre una foto normal, para considerarla UNA GRAN FOTO, y se pueda presentar y ganar un concurso de fotografía?.
Cada jurado opinará sobre sus gustos, pero al final, elegirán la que más guste a todos los jurados.
La foto ¿que debe de tener, para que guste mucho a todo el que la vea?
Saludos, Carles Soria"

Diferenciar entre una foto normal y una gran foto es algo muy complicado. Algo parecido sucede entre una novela normal y una gran novela. Por lo que sé, sólo de publica una de cada cien propuestas de manuscritos que llevan a las editoriales, y eso antes de esta maldita crisis (Véase Margarite Duras,Outside). Otro ejemplo pueden ser los miles de estudiantes de piano de la ciudad de Nueva York y otras grandes ciudades y el número limitado de auditorios profesionales(Mease Richard Sennet El Declive del Hombre público)

En realidad una buena foto o una gran foto es aquella que nos gusta y nos sirve a nosotros o a quien nos la ha encargado o a quien se la queremos regalar (Mease el famoso "me gusta" de Facebook).

Por otra parte una buena foto es, para los fotógrafos profesionales, aquella imagen, reportaje o encargo que le permita ganarse la vida honradamente y con cierta holgura. Por eso el día a día de la fotografía profesional tiene mucho que ver con el retrato de estudio, reportajes de bodas, bautizos y comuniones, reportajes para medios de comunicación, trabajos de fotografía policial, médico-científica y cosas por el estilo

No debemos agobiarnos porque existan mejores deportistas, escritores y cocineros que nosotros. Pero es necesario conocer el presente y la historia de los temas que nos interesan para superarnos. De esta forma ver exposiciones fotográficas, leer libros de temas fotográficos y seguir en Internet a los autores y temas que más nos motiven.

Los concursos fotográficos (y de otro tipo) responden a un determinado modelo estético y técnico. Si te sales del marco no ganarás nada aunque seas un genio. En cambio si estudias con detenimiento las fotos que ganan premios y tratas de imitarlas con ciertas mejoras seguro que la suerte empezará a sonreírte en el campo de los concursos. Pero a lo mejor te es adversa en el de las exposiciones o la fotografía profesional. Nunca llueve a gusto de todos..






viernes, 24 de enero de 2014

Tortitas de maíz con chocolate negro Hacendado

Resulta mucho más barato comprar unas tortitas de maíz que pagarse un pasaje a Centroamérica. No es lo mismo, pero los sabores y los olores nos hacen evocar seres y lugares queridos separados por un océano casi infinito. 

La vela y la llama




Las leyes y las teorías fallan porque la realidad es como es. Por ejemplo, la llama de una vela es caprichosa y voluble, voraz y suicida, hermosa y fatal, caliente y pegagosa, espiritual y mortecina, callada e idolatrada, fantástica e irreal.

Despidos en Coca-Cola España

Tal como están las cosas nunca sabes por dónde vendrán los tiros que acaben con unos centenares de puestos de trabajo. Ahora la multinacional norteamericana se suma al proyecto de conseguir un récord Guinness de parados en España. Suerte tenemos que la empresa de la chispa de la vida goza de saneados beneficios. De otra forma veríamos un apocalipsis laboral tipo Fagor o Panrico. 

jueves, 23 de enero de 2014

Siria: fotografía, tortura y muerte

Muchos aficionados a la fotografía asocian como una buena foto aquella que registra la belleza ya sea de personas, paisajes, objetos, etc. Los aficionados avanzados entienden que una buena foto debe estar bien compuesta y procesada aunque el sujeto no sea del todo bello o fotogénico. Los fotógrafos profesionales son más pragmáticos; para ellos una buena foto es aquella que le permite ganarse la vida con dignidad. De esta forma hacen de tripas corazón con la novia feucha, el político esquivo o el cantante agresivo.

Me faltan palabras para juzgar el trabajo de “Caesar” un fotógrafo policial sirio que afirma haber fotografiado 11000 presos ejecutados y torturados. No quiero pensar como se nos pondría la conciencia ante tanto horror. ¿Podríamos dormir de un tirón? ¿Acaso iríamos al trabajo como quien va al estudio o a la redacción de un medio de comunicación? ¿Qué tipo de fotos realizará cuando se tranquilice? ¿Podrá retratar el rostro de un niño, de una joven o de  un amanecer sin que le derroten los recuerdos?

miércoles, 22 de enero de 2014

Love is all you need

El amor nos ayuda a tocar la felicidad. Pero el día a día demuestra que sin salud y sin ingresos aceptables nuestra existencia es un drama.

El rincón del mendigo

Día si y día también un famélico mendigo subsahariano pide algunas monedas en el paseo de Fabra i Puig. Su rostro compungido parece la viva representación de la desesperanza. Es difícil soportar tanto sufrimiento.

martes, 21 de enero de 2014

El pensador de los muros

A pesar de su fealdad y ferocidad extrema el pensador de los muros destila un falso aire pensativo e intelectual. En realidad es una artimaña para atrapar a sus presas con mayor facilidad.

El pene asesino

Observen que tiene una cola en forma de pene que también le sirve de mástil cuando nada y de aguijón venenoso cuando pica. Su naturaleza anfibia le hace particularmente peligroso para los bañistas, contrabandistas, vigilantes de la playa y los amigos de lo ajeno de los pueblos y ciudades con mar. Su aspecto de bonachón perro tullido despierta una piedad que suele ser recompensada con una muerte atroz. 

Brujas sonrientes

Todo parece indicar que esta bruja sonreirá hasta el final. Los hay que están programados para hacer reír aunque la procesión vaya por dentro.

Hierbas del Cadí

Por el contrario deseo expresar mi censura más amarga para quienes tiraron estos cuadros con hierbas desecadas. Sirva esta foto como póstumo homenaje a un bello y oloroso recuerdo. 

Seat Seiscientos

Cada vez que observo un Seat Seiscientos me quito cuarenta años de encima, recuerdo tiempos cargados de esperanzas e incertidumbres y me siento mejor. 

Un aplauso para quienes conservan en buen uso este utilitario. Si todos hiciésemos una décima parte del esfuerzo de estos nostálgicos estoy seguro que las cosas funcionarían mejor.

lunes, 20 de enero de 2014

Caracoles


No tengo claro si es un caracol, un dromedario sin patas o un cerdo con joroba. A pesar de carecer de extremidades inferiores corre o vuela que se las pela por las paredes más cutres de Barcelona. Pero seguro que los tres cuernos o antenas son fruto de alguna mutación. Y si no, al tiempo.

Cocodrilos urbanos


No son peligrosos, ni tampoco fáciles de visualizar. Pero con un poco de paciencia se les puede observar y fotografiar sin riesgo alguno en ciertas paredes particularmente hambrientas de pintura. Los vecinos no tienen nada que temer, ni tampoco la cañería. Pero seguro que la oportuna reparación mejorará la estética y la seguridad del lugar.

Lavabo abandonado


Seguro que algunos lectores preferirán la vista en picado o la de perro. En cualquier caso, lo que está mal, está mal. Lo mejor hubiera sido no tener que tomar esta foto.

Las papeleras y las bolsas de basura

Desde estas líneas felicitar al Ayuntamiento de Barcelona en su campaña para tratar de evitar que las bolsas de basura se depositen en las papeleras. Constatar, sin embargo, que queda todavía mucho hacer. 

Gamonal

En Barcelona andamos sobrados de especulación y de reformas urbanísticas polémicas. Desde estas líneas mi apoyo hacia quienes luchan, como los vecinos del barrio burgalés de Gamonal,  para que los recursos se repartan a quienes más lo necesiten.

jueves, 16 de enero de 2014

Menú variado

Nuestra existencia resulta terroríficamente previsible. Cada vez resulta más difícil sorprendernos. La rutina nos asfixia, nos narcotiza y nos destruye. Disfrutar de un menú variado es lo menos que podemos hacer para intentar salir de este marasmo. 

Perro guardian

Seguro que los niños de esta vivienda agradecieron que el chucho no impidiera la llegada de Santa Claus cargado de regalos. El excesivo celo, cumplir protocolos, normativas y objetivos a rajatabla nos lleva al desastre más absoluto. Ser tolerante, saber leer entre líneas, hacer la vista gorda o tener mano izquierda son virtudes mucho más relevantes que tener la puta cabeza cuadrada.

Amores perros


A mi también me gustan los perros. Pero nunca entenderé porqué Silvia me dejó por Lester. La convivencia hubiera sido perfecta. No crean que les guardo rencor a los perros labradores. 

La mujer que no está

Un hombre se despierta un domingo por la mañana y descubre que su mujer no está en la cama, ni en el baño, ni en el comedor, ni en la biblioteca. La telefonea pero su móvil no responde. Sus suegros y sus cuñadas tampoco no saben nada.  Busca y rebusca en vano cartas, notas o mensajes en su correo o en el teléfono.

La mujer de sus sueños se ha evaporado sin dejar rastro. Su único consuelo lo encuentra en el trastero. Allí descubre una colección de cámaras digitales ultramodernas y analógicas de alta calidad y gran valor. Siempre había soñado con poseerlas y ahora apenas le sirven de consuelo para ocupar el hueco que dejó la mujer de su vida.

Elogio de la enfermería

Me fijé en ella más por su juventud que por su profesionalidad o por su belleza. De todas formas era simpática, morena, alta, delgada y bien parecida. Podría haber sido modelo de alta costura, pero eligió estudiar enfermería  en la Escuela Universitaria de San Juan de Dios. Laura me pinchó son seguridad y delicadeza. La extracción sanguínea fue totalmente indolora. 

Para reponer fuerzas me zampé un cous-cous con pollo y un café con achicoria. Celebré su éxito profesional y el buen estado de mi brazo leyendo una antología de relatos hiperbreves, escuchando a Mecano y escribiendo esta historia.

sábado, 11 de enero de 2014

Amores fotogénicos


El fotógrafo A y el fotógrafo B captan un retrato en plano americano de una joven morena con un vestido azul claro. Ambos utilizan el mismo modelo de cámara, idéntico sensor, objetivo, distancia focal, sensibilidad, diafragma, temperatura de color, encuadre... Las dos fotos son idénticas. Pero la modelo sólo ama al fotógrafo B que consigue una foto perfecta. El fotógrafo A, en cambio, fotografía a una anciana de aspecto enfermizo. El amor hace milagros.

viernes, 10 de enero de 2014

Amores imposibles


En ocasiones se te cruza el hombre o la mujer de tu vida y tu miras para otro lado. Observar la realidad tiene premio. 

Los bancos del infierno

Me pregunto si en el infierno existirán oficinas bancarias, cajas de ahorro, entidades financieras o cosas por el estilo. Sin embargo parece claro que las calderas de Pedro Botero y compañía serán el punto final de muchos estafadores.

El hombre pájaro

A veces sueño que soy un hombre-pájaro que sobrevuela Barcelona y alrededores con una cámara y un cuaderno de notas. Pero en algunas pesadillas me transformo en una ánima en pena que revolotea por la ciudad con un smartphone. En ocasiones me siento como un cometa con cámara. En ciertos momentos me despierto en un zeppelin atravesando el Atlántico. Hay días que me obsesiono con los helicópteros tipo Apocalisis Now. Pero lo normal es identificarme con un avión-ballena o avión-arca de Noé. Allí no me falta de nada. En ocasiones hago actos caritativos y aterrizo en aeropuertos sin aviones, de esos que han construido en España últimamente. Son un poco solitarios, pero muy tranquilos.

El aborto y el PP



Sin duda nada más hermoso que la dicha de ser madre. Por otra parte nada tan abominable como penalizar el aborto en el caso de mujeres violadas, con graves malformaciones del feto, con peligro de la vida de la madre o en ciertas situaciones socio-económicas y ciertos estados mentales. 

Los medios de comunicación nos informan de casos aberrantes que suelen pasar en estados controlados por cristianos integristas. La flor y nata más reaccionaria del PP propugna un oscurantista retroceso legislativo tan exagerado que muchos de sus militantes y dirigentes están en contra. Veremos a ver como acaba todo esto. Crucemos los dedos.

martes, 7 de enero de 2014

¡Qué bello es estafar!

Tras comer un arroz con pollo me preparo un té con jengibre y leo la publicidad de un Plan de pensiones de una entidad bancaria

Preparate hoy. Disfruta mañana

¿Te has parado a pensar en cuál será tu futura pensión de jubilación?
Mejora en el presente tu futura pensión.
Piensa hoy en el mañana
Tu futuro empieza ahora”

Tras su lectura se me abre mi vena poética y escribo: El plomo lacerante enerva mi silencio y las palabras huecas.
Dibuja en el aire sonidos sin esperanza. Muero de tristeza. Sobrevivo de pena y resucito.


Por la noche tras cenar una ensalada con queso me tomo una infusión de tila y vuelvo a releer la publicidad. Y entonces me cabreo. ¿Por qué nos quieren estafar y tomar el pelo cada dos por tres? ¿Acaso no estaríamos mucho mejor sin muchas empresas-basura?

Agilidad para aprender

"El talento más buscado en los curriculos-adelanta James M. Citrin, experto bestseller en liderazgo-será la AGILIDAD PARA APRENDER. En un mundo laboral en continuo cambio, se necesita a alguien que no sepa todas las respuestas, pero si cómo soncacar alternativas.” Dominical de El Periódico de Catalunya, domingo 5 de enero 2014, pág. 21.

Hace 35 años era imposible imaginar las relaciones laborales actuales. En especial la fase apocalíptica que estamos soportando. Ni entonces, ni ahora, ni siquiera los buenos estudiantes suelen estar preparados adecuadamente para trabajar. El curricullum suelen formase por acumulo de títulos, cursillos y experiencias profesionales variopintas. Esa AGILIDAD PARA APRENDER debe ser innata o fruto de algún nuevo y caro curso. Adaptarse a las nuevas situaciones sociolaborales es imprescindible para sobrevivir. Pero me pregunto dónde enseñarán a trabajar más y cobrar menos, a sufrir más riesgos laborales, a dar peor servicio, o a estafar pura y llanamente a clientes y/o usuarios. Hay cambios laborales que deberían ser condenados a la hoguera o mejor dicho sus promotores encarcelados de por vida. La lógica del capitalismo nos enloquece, nos empobrece y nos destruye.


Vivir con miedo

Hay que ser muy valiente para vivir con miedo” escribió Ángel González en su libro póstumo Nada Grave. Tal vez por eso los Reyes Magos de Oriente me han regalado este año unas gotas de locura, unos gramos de cobardía y ciertos instantes fugaces de genialidad. Gracias a estos presentes se me hace más soportable vivir o mejor dicho sobrevivir sin esperanzas.

domingo, 5 de enero de 2014

Uñas exprés sin cita previa

No crean que torcí la cámara más de la cuenta. Supongo que dejarán las uñas mejor basculadas que sus carteles.

El ajedrez y la vida

Juan Carrillo Jugando en el Casal de Barri de Prosperitat de Barcelona


Leo en El Periódico de Catalunya una interesante carta al Director de Albert Altés.

 

EL AJEDREZ Y LA VIDA

"El ajedrez me hecho ver que la vida se me escapa sin darme cuenta"

Viernes, 3 de enero del 2014 Albert Altés (Vic)
Hace años jugaba a menudo al ajedrez en un club. Después de mucho tiempo, he vuelto a jugar, aunque ahora es diferente, ahora puedo jugar en el ordenador sin necesidad de que alguien quiera jugar conmigo. Pero he descubierto que mi estilo ya no es como el de antes y no juego con tanta profundidad. En definitiva, el ajedrez como mi vida ya no es tan emocionante. He descubierto que ya no valoro el presente como cuando era más joven. Por eso, qué bien haber vuelto a jugar al ajedrez, porque me ha hecho bajar de la nube y darme cuenta de que la vida se me escapa y yo no me doy ni cuenta.

Mi amigo y ajedrecista aficionado Juan Carrillo Constain me contesta por email lo siguiente,
Gracias, es una reflexión interesante. La maquina es fría, es necesario tener presente un jugador que se equivoque, que tenga sentimientos de ansiedad, miedo, necesidad de ganar; En fin, necesitamos la comunicación humana para no volvernos un Robinson cibernético, aislados del mundo real. Esto lo escribo poco después de jugar con la maquina...”

A Juan le gustan las piezas grandes y a mí también. Por lo demás los miembros de Jaque al Rey compartimos el interés por el ajedrez gigante. Ahora demasiadas cosas se miniturizan y se digitalizan. En nuestros bolsillos o en nuestras bandoleras solemos llevar dispositivos electrónicos con los que podemos, entre otras cosas, jugar al ajedrez contra un frío y duro programa informático o con rivales humanos de nivel diverso. Compatibilizar el estudio, el trabajo, la familia y el ajedrez se hace complicado en muchos casos y en el mío en particular. Prefiero pasar mis días festivos durmiendo más de la cuenta, paseando, haciendo deporte, tomando fotos, estando con mis seres queridos, leyendo...No queda, pués, tiempo para el ajedrez. Eso sí, entre semana practico todos los miércoles en el Casal de Barri de Prosperitat y me sienta de maravilla. Me duele que demasiados clubs de ajedrez hayan perdido la vida social entre semana y se centren casi de forma exclusiva en las competiciones y la formación. El ajedrez de café está pasando a la historia. Por otra parte Internet me permite jugar con mi diversos rivales y me distrae bastante.

Liberación y reparación

Seguro que los teléfonos móviles se sienten mejor en plena forma y perfectamente reparados si es necesario. Menos claro tengo si alcanzan la felicidad con la "liberación" o acaso desean permanecer fieles a su configuración original.

Los seres humanos, por su parte, lo tienen cada vez peor tanto en el tema de la "liberación" como en el de la "reparación". Ciertos malnacidos nos tienen atemorizados, adoctrinados o emborrachados con teorías y prácticas socio-económicas que cada día nos hacen más pobres y más esclavas. Los recortes sanitarios, por otra parte, hacen cada vez más complicada la reparación de nuestro organismo cuando empieza a fallar. 

Nelson Mandela

El añorado siglo XX sufrió oprobios tan desgraciados como el Estado racista de Sudáfrica. Nelson Mandela fue su adversario más enconado e ilustre. Con infinita justicia le dieron muchos premios y reconocimientos. Pero creo que su preferido fue el desmantelamiento del dominio del orgulloso e imperialista hombre blanco en su país. Los rostros pálidos son, somos, un peligro para la humanidad pero no queremos reconocerlo. Hacen falta todavía muchos Nelson Mandela que pongan justicia y solidaridad en nuestro planeta.

Pescadilla al horno

No se mordían la cola, pero se dejaron hincar el diente. Especiadas y acompañadas de cebolla y naranja fueron lentamente saboreadas y degustadas.  Si busca a la cocinera casi perfecta no deje de consultarnos.

sábado, 4 de enero de 2014

Xibeca rota

Me pregunto si sufren los envases de cerveza hechos añicos. En cualquier caso son de los más propensos a sufrir fatales atentados dada la naturaleza de una bebida que suele alegrar y entorpecer más de la cuenta si se toma en exceso.

Vispring

Nuestros pobres ojos están sometidos a una enciclopedia de adversidades que los irrita y fatiga. Este y otros medicamentos tratan de remediarlo. Pero me pregunto si no sería oportuno moderar la contaminación, y la exposición a los agentes irritativos. Por motivos de trabajo o por puro hábito pasamos demasiadas horas delante de pantallas y en circunstancias medioambientales adversas.

Inocentadas

Recuerdo que en mi infancia y en mi juventud se celebraban más, y más crueles  inocentadas. Solían ser pesadas y de mal gusto. Y no estaban comercializadas como la de la imagen. Sin duda soy un aburrido

Retratistas de las Ramblas de Barcelona

Atrás quedaron los fotógrafos minuteros. Sobreviven, sin embargo, los artistas del lápiz. Fíjense la paciencia y el orgullo del modelo y la dignidad y elegancia del artista. Parece que el dibujo ha resultado más resistente que diferentes técnicas fotográficas. Ahora todo el mundo retrata y se autorretrata con el móvil. De momento no han inventado chismes que igualen o superen a los dibujantes. ¿O si? Conocen ustedes alguno.

jueves, 2 de enero de 2014

Fotos perdidas

No se cuantos millones de fotos se realizan cada día. El caso es que cuando veo alguna tirada o perdida me siento triste. Me parece que alguien ha perdido de forma irreparable una parte de un pasado en el que probablemente fue más feliz o menos desdichado.

Menos dramático, pero más peligroso resulta perder retrovisores, esa mezcla de espía y ángel de la guarda que salva tantas vidas.

El hombre del coco

No es tan fiero el coco como lo pintan estos feriantes. En realidad se deja comer y su agua es exquisita. Pero con un poco de marketing y cachondeo se vende más o por lo menos resulta más divertido. Durante mucho tiempo yo asociaba las ferias a subir a los autos de choque, a tirar con la escopeta de perdigones, a comprar un trozo de coco o a tomar azúcar en forma de nube. Qué tiempos aquellos.

Liposan

Con el tiempo se nos acaban resecando demasiadas cosas. Entre ellas unos labios que lo mismo se utilizan para hablar, para callar, para sorber o para besar. Por eso es importante tenerlos hidratados. Eso sí que no falten las palabras, los alimentos y el amor.

No tirar basura

Tanto contenedor de basuras y desperdicios varios acaba por despistar al más centrado. Seguro que mejoraba el reparto con carteles más claros.

Paloma intrusa


No se puede prever todo. En este caso la paloma que se "colo" en la foto de abajo. Tal vez por eso los planes quinquenales soviéticos estaban trufados de fracasos tan rotundos como las medidas y previsiones de los economistas neoliberales para superar la crisis.