lunes, 17 de julio de 2017

Moderado y demócrata

El fotógrafo moderado y demócrata observa perplejo los tiempos que le tocan vivir. Al fotógrafo radical y revolucionario le pasa más o menos lo mismo. Los fotógrafos conservadores tampoco acaban de entender nada.  Puede que casi todos los fotógrafos viviésemos más u mejor en una república fotográfica. Pero en la mayoría de las democracias consolidadas se vive mejor que en los reinos de taifas, paraísos perdidos y utopías varias. Sin embargo la seguridad de los utópicos y creyentes me hace dudar, pero solo un poco, de mis convicciones. Tal como estamos no vamos bien. Pero las cosas pueden ir a peor.